Literatura

Literatura2018-01-03T11:57:00+00:00

Zola, E. (1966). La tierra. En: Obras Inmortales. Madrid: EDAF, 1682 p.

Nos presenta la figura más sórdida de la avaricia campesina y de los instintos primitivos.


Zola, E. (1966). La bestia humana. En Obras Inmortales. Madrid: EDAF, 1682 p.

Jacques Lantier, solitario y misógino ingeniero de locomotoras, se enamora de Sévérine, la mujer del jefe de estación Roubaud. Este crudo relato de asesinato, pasión y posesión, es la novela número diecisiete de las 20 publicadas por Émile Zola con el título genérico Les Rougon-Macquart. Zola desgrana un crudo retrato de la condición humana; un estudio compasivo de cómo los individuos pueden llegar a descarrilar por fuerzas atávicas más allá de su control. La obra evoca poderosamente el final del Segundo Imperio en Francia, donde la sociedad parecía lanzarse hacia el futuro como las nuevas locomotoras y ferrocarriles que construía. Zola nos recuerda que bajo la chapa del progreso tecnológico permanece siempre la bestia que llevamos dentro. La novela ha sido llevada al cine por directores de la talla de Jean Renoir o Fritz Lang.


Zola, E. (1891). El dinero. España: Alianza Editorial.

Una novela sobre el capitalismo y las altas finanzas, sobre el funcionamiento de la banca y de los mercados de capitales, inspirada en un hecho real: la quiebra de un famoso banco.
Alrededor de este hecho, la novela nos va relatando las vidas de una serie de personajes, sus ambiciones, sus pasiones, sus amores y sus problemas. Pasiones individuales y de grupos: los conservadores católicos contra el capital judío, el papel de la masonería y, en el medio, historias familiares, ruinas, adulterios y sobornos. Una novela de siempre sobre temas de siempre: la ambición, la pasión y el dinero.


Zola, E. (1991). Trabajo. Madrid: Ediciones de la Torre, 566 p.

Trabajo, de Émile Zola, uno de ‘Los Cuatro Evangelios’ representa la culminación de la estética naturalista. Escrita en 1901, poco antes de la muerte del gran novelista francés, se ha convertido en una especie de testamento literario y político. Literario, porque Zola desafío, en esta novela, las nuevas tendencias espiritualistas; político, porque abogó en ella por la utopía. Zola describe en Trabajo la culminación del proceso revolucionario que había esbozado en Germinal, la gran novela aparecida en 1885. La actualidad de Trabajo estriba en que presenta otra alternativa al hoy en día proclamado, por el capitalismo, fin de la Historia. Trabajo plantea además la problemática de si la utopía es o no novelable. O dicho de otro modo, si se podrán seguir escribiendo novelas en un estado social sin injusticias ni tensiones humanas. Y quienes mantienen que el naturalismo era una estética pesimista, encontrarán en esta novela una incontestable refutación. Porque el naturalismo, como demuestra Trabajo, tendía a la transformación del mundo en sentido positivo.


Zweig, S. (1999). Fouche, el genio tenebroso. México: Editorial Época, 264 p.

El 31 de mayo de 1759, nace en puerto Nantes, José Fouche, quien algún tiempo después llegará a ser el tenebroso duque de Otranto. Delgaducho, alto, anémico, nervioso y feo, e inútil para  continuar la tradición familiar –el comercio y la marinería- se refugia en la Iglesia (potencia milenaria) y tras algunos años en el seminario viste luego el hábito de clérigo. Su innegable talento y tenaz audacia, fruto de una férrea disciplina casi espartana y una resistencia interior extraordinaria contra el lujo y la fastuosidad, así como el sutil arte de ocultar su vida y sus sentimientos personales, le permite lanzarse a la política y desplazarse subrepticiamente dentro de los puestos de menos importancia, siempre atento, siempre obediente, teniendo los hilos de la intriga , para, una vez asestado el golpe criminal inesperado, desaparecer tranquilamente de la escena. Esa es su táctica. Así, inclinándose ya por un partido, ora por otro, sopesando y midiendo meticulosamente las probabilidades de cada uno, cambiando descaradamente de bando algunas veces y otras en el momento menos esperado, logra elevarse hasta ser el hombre más poderoso de Francia.